9485 km por Europa

Tuve un sueño.

Recuerdo que no tenía mapas, pero no me sentía agobiado, nunca me sentí perdido, el sueño fue placentero. Tanto, que al despertar me quedé inmóvil en la cama. Tanto, que odié tener que vivir despierto.

Por un instante, los mapas ya no tenían ningún sentido. No había nada que buscar ni que anhelásemos encontrar. Por un instante, los idiomas se habían mezclado y las fronteras eran entradas a una zona distinta de un enorme parque de atracciones.

No recuerdo cuantos km serían ni cuantos países pisaríamos, pero lo que si recuerdo son esos escalofríos de emoción y superación cada vez que traspasábamos una nueva línea.
Recuerdo emocionarme con cada lengua nueva que escuchaba, con cada paisaje y cada persona que se prestaba a escuchar nuestra historia por el camino.

Recuerdo contar céntimos, dormir muerto de frío, pasar hambre y correr. Y sin embargo, lo único que me dio miedo, fue despertar.

Mañana volveré a intentarlo. Me concentraré antes de dormir. Volveré a pasar otro día anhelando volverme a dormir.

Fecha

30 julio, 2015

Category

Viajes

Tags
aventura, europa, experiencia, fotógrafo, kilómetros, reportero, trip, viaje