Vivero Comunitario de Quéntar. Reportaje.

Quéntar es un pequeño pueblo de apenas 900 habitantes situado en la falda norte de Sierra Nevada, en Granada, a casi mil metros sobre el nivel del mar.
Hace 30 años, este pueblo vivía de su bosque. Extensos pinares de los que extraían resina, encinares de los que aprovechaban su leña para el carboneo, campos de aromáticas de las que sacaban miel y pastos para el ganado. Pero en 1993, un incendio arrasó más de 8.000 hectáreas de su bosque, lo que supone casi la totalidad de sus montes. El incendio acabó con su bosque, su forma de vida, su economía y parte de su población.
Al poco tiempo, un grupo de vecinos decidió intentar recuperar su monte, ante la impasividad del gobierno, pero la iniciativa duró dos años.

Ahora, casi 30 años después, nace Concejo de Brostar, una asociación ecologista vecinal que coge el testigo de aquellos vecinos, para recuperar, ahora sí, sus antiguos bosques.

Yo, desde el año pasado, colaboro de forma activa con este grupo vecinal, aportando lo que puedo, tiempo y mis conocimientos como gestor forestal.

Solo esta campaña, hemos conseguido reunir a más de 300 voluntarios que han plantado más de 45.000 semillas, árboles y plantas.

Este reportaje de fotos es mi homenaje a ellos. Es un año de trabajo.